Historia

Guadalupe Ruiz: revalorando el trabajo de las mujeres pintoras

El género de paisaje a lo largo de la historiografía del arte ha sufrido diversas etapas de desarrollo, desde ser considerado como un elemento menor o complementario dentro de una obra, hasta su realización como generó independiente durante los siglos XVIII y XIX. Es en este lapso en que el paisajismo se desarrolla con mayor potencial, derivado de las corrientes de especialización cientificista y el pensamiento ilustrado; provenientes de Francia, Alemania e Inglaterra.

Aún más singular es el desarrollo, tratamiento y registro de mujeres pintoras, que a lo largo del tiempo se han diluido sin ser tomadas en cuenta por su talento y relevancia artística. No ha sido hasta -relativamente poco tiempo- que las pintoras han sido rescatadas del anonimato, para ir reclamando su lugar en la Historia del Arte. Recordemos que con anterioridad al siglo XIX, la pintura femenina, más allá del mérito artístico, era considerada una labor intrascendente y carente de reconocimiento y en México no sería la excepción. Sin embargo, ya para mediados de los años 1800, algunas artistas comenzaron a introducirse al mundo académico de las artes, llegando a participar en exhibiciones y gozar de mayor estima dentro del contexto artístico de la época. Claro ejemplo de lo anterior se puede encontrar en las obras de las hermanas Sanromán, cuyas producciones dejan entrever el momento que les tocó vivir, donde la actividad artística se limitaba a la creación de naturalezas muertas y retratos de personas allegadas a la familia. No obstante, lograron plasmar su nombre y ser dignificadas por su depurada labor técnica.

Para nuestra subasta de Antigüedades de finales del mes de mayo, contamos con una interesante obra de la pintora mexicana Guadalupe Ruiz, cuya formación académica puede rastrearse en los modelos de representación del gran paisajista italiano Eugenio Landesio y más interesante aún, al alumnado con el gran paisajista de México, José María Velasco. La pieza que engalana nuestra subasta se trata de un paisaje inspirado en una obra de Landesio, cuya composición, manejo de luz, espacios y detalle nos recuerda e invita reflexionar y revalorar la depurada técnica y talento de las mujeres pintoras y su importancia en el tiempo.

Lote 163.

Guadalupe Ruiz
(México, Siglo XIX/XX)
Paisaje con campesinas y vista de Roma
Después de Eugenio Landesio (Italia, 1810-1879)
Óleo sobre tela

Estimados: $100,000 – $200,000 MXN .

Recomendaciones

La región de Pomerol

Pomerol es una de las regiones vinícolas más pequeñas de toda Francia, esta situada al sur de Burdeos y produce los vinos más elegantes y sofisticados de toda Europa, su popularidad proviene de su pequeña producción y la gran demanda.

Esta región cuenta con 800 hectáreas de viñedos con condiciones únicas para la producción de vinos, ya que en sus tierras se encuentra la “argile bleue” (arcilla azul), esta arcilla es increíblemente densa, por lo que a las vides les resulta muy difícil penetrarla, también retienen muy bien la humedad, lo que dan como resultado vinos profundamente densos y ricos.

En esta región se cosecha en su totalidad un 80 % de Merlot y esta variedad a menudo se asocia con Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon y Malbec. Entre los mejores vinos de Pomerol podemos encontrar Petrus, Le Pin y Lafleur.

Petrus cosecha 1989 es uno de los míticos vinos de esta región ya que el propio Christian Moueix ha dicho que es su logro más relevante. Las condiciones meteorológicas que influyeron en la cosecha de 89 fueron casi perfectas, con un verano cálido y seco, una vendimia temprana y abundante, con vinos ricos, concentrados y equilibrados.

Este vino tiene una nariz profunda que se abre de manera paulatina con notas a ciruelas, regaliz, chocolate, especias y un nítido fondo mineral, con taninos aterciopelados, exquisita madurez de fruta y una densa, concentrada y delicada textura en boca.

El Archivo General de Morton

Prendedores en la Joyería Vintage

Si nos trasladamos en la historia antigua, podemos observar que los prendedores eran joyas que elaboraban los artesanos y diseñaban los joyeros reconocidos de la época, por pedimento exclusivo de los reyes, sacerdotes o burgueses de las clases altas, con la finalidad de hacer notar su poderío. Los mismos generalmente eran diseñados según las especificaciones de cada personaje relevante, además de los materiales con los cuales debían ser elaborados, resaltando el uso del oro y la plata decorándolos con gemas preciosas y semipreciosas.

Los prendedores se desarrollaron a partir de la fíbula griega y romana, la cual es similar a un broche de seguridad decorativo, el cual se utilizaba en la época de la antigua Roma y Grecia para unir o sostener mantos y túnicas, las cuales llevaban tanto las mujeres como los hombres; cuyos diseños incluían una variedad de formas y diseños en materiales diversos.

Llegado el siglo XIX los prendedores se convirtieron en un accesorio decorativo, lo cual se debió entre otras cosas, al aumento del capital y la expansión de la riqueza y el origen de un mercado para la joyería de bajos costos.

Los prendedores actualmente están vigentes y para muchas celebridades se han convertido en los accesorios de moda, esto se debe a que cuando una mujer crea un estilo para lucir bella y elegante, debe cuidar cada detalle y dan ese toque personal a su atuendo para destacar y lucir espléndida. Actualmente el complemento principal a la hora de marcar un estilismo, son los prendedores; así que hoy más que nunca se puede hablar de la vigencia de los prendedores.

Lote 154.

Prendedor con turquesas y diamante en oro amarillo de 18k de la firma JRossi
Alfiler y seguro
Peso: 11. 2 g.

Estimados: $12,000.00 – $15,000.00 MXN

Lote 94.

Alejandro Colunga
(Guadalajara, Jalisco, 1948 – )
Sin título
Firmada
Máscara del carnaval de Naolinco, Veracruz.

Estimados: $12,000 – $20,000 MXN

Noticias

“Estos ojos que me vigilan”, máscaras de la Colección Kanarek

Apasionado de las artes populares, Isak Kanarek tiene una particular fascinación por las máscaras; varias son las razones de ello, por un lado se debe a que considera que permiten a quien las porta ser alguien o algo más, además de que la mayor parte de las que conforman su colección han sido utilizadas en rituales o como parte de danzas tradicionales, así como la increíble variedad y valores estéticos del estilo de cada región. El coleccionista ha seleccionado y buscado cuidadosamente cada una de ellas, no es de extrañar que ha sido reconocido por publicaciones especializadas, como la revista Artes de México y el libro “Living Mexico City”, así como por diversas instituciones, por poseer este acervo de más de 5,000 piezas.

La selección de máscaras que podrás encontrar en la Subasta de la Colección Kanarek. Arte Moderno y Contemporáneo tiene la peculiaridad de ser el resultado del interés de Isak Kanarek por diversas manifestaciones artísticas que conviven en un solo acervo; así, él ha invitado a algunos de sus amigos artistas a intervenir piezas llenas de historia. En esta ocasión encontrarás piezas intervenidas por Gabriel Macotela, Alejandro Colunga, Daniel Lezama, Alfonso Mena, Ricardo Anguía, Alexia Cue y Nahum B. Zenil. Las facciones características de la máscara dio a los artistas posibilidades lúdicas que no son comunes en otros formatos, haciendo de estas obras peculiares e irrepetibles.

Te esperamos a descubrirlas, así como las otras más de 200 obras de esta colección, a partir del 31 de mayo en la exposición previa a la subasta en nuestro salón de Monte Athos 179 y en el catálogo que ya está disponible.

Historias de un Coleccionista
Por Luis C. López Morton Z.

PCW. SOTHEBY’S MAESTRO

La semana pasada fue muy importante en Nueva York. Más de 1.2 billones de dólares se vendieron de arte contemporáneo, representando 6.7% más que el año pasado y los lotes que mejores precios alcanzaron fueron los de Jeff Koons, Robert Rauschenberg, Francis Bacon y Mark Rothko, un grupo muy importante de artistas tanto vivos como muertos.

Esta venta no hubiera sido posible sin la visión de un hombre que hizo que las casas de subastas pasaran de ser un negocio de salones obscuros con pinturas y antigüedades para compradores exclusivos de conocedores y galeristas (dealers) con códigos de compra indescifrables para el no conocedor, a ser subastas con cobertura global, con marketing impresionante para un grupo de compradores del más alto nivel (para esta clase de subastas) que quizás sea la primera vez que visitan una casa de subastas y compran una obra de arte en su vida, su nombre es Peter Cecil Wilson CBE.

Wilson es el artífice de todo esto, inglés de más de 1 metro 95 centímetros de altura, que salió de Eton College, tuvo una muy corta carrera de periodista trabajando para Reuters, que trabajó para el departamento de Inteligencia Británica durante la Segunda Guerra Mundial y que entró a trabajar a Sotheby’s, la Casa de Subastas en Londres en 1936 como porter (mozo) en el departamento de muebles y que llegó a la Presidencia de Sotheby’s en 1958.

Sotheby’s, en los años treinta no era más que una casa de subastas que no vendía más de dos millones de libras al año y básicamente de libros; las pinturas importantes y caras se vendían en Christie’s que era la casa de subastas de los nobles y de la clase acomodada inglesa. Wilson, PCW, como lo conocían todos, vino a cambiar todo esto en dos décadas a partir de 1958.

Fue el 15 de octubre de 1958 a las 9:30 de la noche en punto, la fecha y la hora exacta en que cambió la forma de subastarse en el mundo. Esa noche en Sotheby’s Londres, en un evento televisado y de gran gala, salieron solamente siete pinturas a remate y se rompieron todas las marcas de venta de pinturas previamente registradas. Fue la venta de la Colección de Jacob Goldschmidt, un banquero de Nueva York que vendería los primeros impresionistas en subasta, siendo la obra de Cézanne Le Garçon au gilet rouge que alcanzaría más de 220,000 libras esterlinas esa noche.

Con esta subasta Sotheby’s rebasa a Christie’s como la casa de subastas más importante y cambió la forma de vender arte contratando para cada uno de sus departamentos a especialistas en el ramo para la catalogación e investigación de las piezas más destacadas, fotografías en los catálogos de las obras a venderse, marketing para las colecciones; todo esto lo hizo PCW.

Recomiendo mucho leer el libro SOTHEBY’S, MAESTRO que trata de la vida de Peter C. Wilson contada en 54 entrevistas de coleccionistas, dealers (anticuarios y galeristas), amigos y colegas de PCW.

Trae información fascinante de este mundo que son las subastas.

Recomendaciones

Libros de Arte de la Colección del Ingeniero Don Lorenzo Zambrano

Don Lorenzo Zambrano era un hombre metódico que complementa la pasión con la razón, en específico el Arte en sus diversas manifestaciones: fotografía, pintura y escultura de los que tenía una notable colección.

Uno de los libros más notables que saldrá en nuestra próxima subasta es: Como Detta Dentro vo Significado, de Roberto Sebastián Matta, Lausanne, 1962. (lote 200), edición de tan sólo 125 ejemplares que contiene 22 grabados de los cuales 16 están firmados por Matta; mostrando porque es considerado una de las figuras centrales del Surrealismo.

Destaca también la obra de Richard Avedon,  An Autobiography. New York, 1993. En la que están inmortalizadas los retratos de Ezra Pound, Marilyn Monroe, Louis Armstrong, Rudolf Nureyev, Dorothy Parker, Janis Joplin, Andy Warhol, Samuel Beckett, Malcolm X y Alberto Giacometti, entre otros personajes notables (lote 3).

Otras de las obras que conforman la biblioteca son los diversos “Catalogue Raisonné” que conformaban su biblioteca, entre los que podemos encontrar catálogos razonados de: René Magritte, Henri Matisse, Balthus, Francisco Zúñiga, Kandinsky, Joan Miró, Cy Twombly, Marc Chagall, entre otros.

Acompáñenos en este recorrido por esta ecléctica colección, de la que tendremos un parte para la siguiente subasta, en la que se refleja una de  las grandes pasiones del Ingeniero Don Lorenzo Zambrano.

¿Tienes alguna duda?: