Historias de un Coleccionista
Por Luis C. López Morton Zavala

El Secreto del Secreter Inglés

La historia del secreter inglés es como sigue, en una subasta de antigüedades que realizamos en nuestro salón de las Lomas de Chapultepec salió a la venta un secreter inglés de finales del siglo XIX; la descripción indicaba, además de las medidas, que fue fabricado en el Reino Unido en madera de caoba, constaba de tres cajones en la parte inferior; en la parte superior una tapa abatible forrada con piel (ya muy descolorida) con soportes cuando abierta, y al interior, al centro, una puerta flanqueada por dos cajones y casilleros para guardar papeles. El mueble no era muy grande, pero para su tamaño pesaba más de lo normal.

Sale a la venta y hay varios postores levantando sus paletas, al final una pareja de mediana edad se queda con el secreter.

La subasta continúa y unos lotes más adelante, la mujer de la pareja que compró el secreter se acerca conmigo y me dice que le da mucha pena pero que quiere cancelar la compra, la razón era que acababa de hablar con su hija a quien se lo iba a regalar y que al darle las medidas le respondió que no quedaba en el lugar donde lo quería colocar.

En las subastas no se aceptan cancelaciones, en muchos países, a partir de que alguien gana la postura, en ese instante el lote ya es de su propiedad y aquí no podíamos hacer la excepción. La señora insistió mucho y siendo que la subasta seguía su curso y la persona que se los estuvo peleando (underbidder) seguía en la sala, accedimos a explicarle la situación y ofrecerle el secreter por el que se había quedado una puja abajo.

Aceptó sin ningún problema y al día siguiente lo mandó pagar y recoger. La gente que se lo llevó hizo énfasis en que pesaba demasiado para el tamaño que tenía. Así concluyó la venta del secreter.

Pasaron unas semanas y como es costumbre con clientes de una casa de subastas, volví a ver al comprador del secreter en otra subasta de antigüedades.

Lo saludé y le pregunté que cómo le había quedado el secreter inglés, con una gran sonrisa me comentó que muy bien en el último lugar que le encontró en su casa ya que los anteriores, ya fuera por la altura o lo ancho, no quedaba y cada vez que lo mudaba, lo sentía más pesado de un lado por lo que le entró una curiosidad natural de saber por qué la desproporción del peso, sacó todos los cajones y estuvo buscando el porqué pesaba más de un lado que de otro, sin encontrar razón alguna.

Finalmente, un domingo en la tarde fue tal su frustración al no encontrar explicación que se abocó en buscar con más atención algún cajón secreto y cuál fue su sorpresa que lo encontró. Abrió la puerta central y a puro tacto sintió lo que era el botón del mecanismo que abatía un costado del compartimento donde, a su vez, se encontraba otro compartimento secreto. Al introducir la mano y hurgar fue sacando unas monedas envueltas como las que dan en los bancos en cartoncillo y además en una franela color obispo, al revisarlas se percató que eran unas monedas de plata mexicanas, incluyendo unos centenarios.

Las monedas hacían que el mueble pesara más de un lado, y al estar bien colocadas y envueltas en cartoncillo y en la franela color obispo no hacían ningún ruido al mover el mueble. La cantidad de oro y plata o en monedas no me la quiso decir, lo que sí comentó es que el secreter le salió gratis (en aquella época fueron unos 80,000 pesos) y que todavía le quedó algo.

Rod Stewart dice que “…Some Guys Have All The Luck…” en este caso el tesoro secreto del secreter fue entregado a quien el secreter decidió… es obvio decir que la pareja que lo ganó originalmente nunca supo de lo que se perdió por unos cuantos centímetros.

SERGIO HERNÁNDEZ
(Huajuapan de León, Oaxaca, 1957 – )
Sin título
Firmado y fechado 2017 al reverso
Óleo y arena sobre lino.

Vendido en $1,300,000 MXN.

FRANCISCO TOLEDO
(Juchitán, Oaxaca, 1940 – )
Barriendo las ranas
Firmada.

Vendido en $20,000 MXN.

Recomendaciones

¿Qué buscan los coleccionistas de Arte Moderno?

El Arte Moderno tiene la particularidad de haber permitido que los lenguajes plásticos se diversificaran abriendo posibilidades infinitas a los creadores y a los apasionados en sumar obras suyas a sus acervos; desde retratos y paisajes que buscan capturar la realidad del modo más fiel posible, a los que juegan con lo onírico, o bien, piezas donde el color y la abstracción son protagonistas.

Aunque ya te hemos compartido algunos tips sobre coleccionismo, como visitar exposiciones en museos y galerías, leer publicaciones sobre arte y acercarte a las especialistas de Morton Subastas; en esta ocasión, te compartimos tres de los movimientos favoritos de los coleccionistas de Arte Moderno mexicano:

Surrealismo. Este movimiento buscaba explorar el inconsciente del ser humano mediante herramientas como la escritura automática y el análisis de los sueños. La inserción al Surrealismo de varios de los artistas nacidos en México o extranjeros que hicieron de nuestro país su segundo hogar, fue fácil gracias a las tradiciones prehispánicas y al imaginario popular. Algunos de los artistas más reconocidos son: Leonora Carrington, Pedro Friedeberg, Remedios Varo y Adrián Tavera.

Ruptura. Con el auge del Muralismo y su aceptación en el mercado, una generación se rebeló a sus ideas y planteó nuevas, mediante propuestas artísticas gestuales, disruptivas y hasta performáticas. Algunos de los artistas más recordados y cotizados de este capítulo de la historia de nuestro arte son: José Luis Cuevas, Fernando García Ponce, Manuel Felguérez, Lilia Carrillo y Vicente Rojo.

Arte Oaxaqueño. Rufino Tamayo fue sin duda un gran muralista y manejó el color y las texturas con maestría en su obra pictórica y gráfica, su aportación además incluyó la escuela que fundó en  su natal Oaxaca, misma que permitió la profesionalización de grandes de la plástica nacional como Sergio Hernández, Rodolfo Morales y Francisco Toledo.

¿Cuál de estos periodos de la historia del arte mexicano te interesa sumar a la colección?

El Archivo General de Morton

Top Lots Subastas de Libros y Documentos de Historia

Conoce a continuación las principales piezas a subastarse este 9 de julio de 2019, en el Salón de Subastas Cerro de Mayka, a las 5:00 p.m. Resaltan nombres importantes como Winston Churchill y Sor Juana Inés de la Cruz. Consulta el catálogo digital en mortonsubastas.com

Noticias

Participa en la Subasta de Fotografía, ¡estamos abiertos a consignación!

Historia

La chaqueta Tweed de Chanel

Muchos diseñadores son reconocidos por sus icónicas piezas, en el caso de la casa Chanel y su fundadora Gabrielle Chanel, es el mítico traje de dos piezas en tweed, considerado un icono de la moda, que ha sido portado por mujeres líderes como Lady Diana, Jackie Kennedy y Brigitte Bardot, sin duda, la representación de la mujer moderna, elegante y sofisticada.

Coco Chanel, era una defensora de la femineidad, pero al mismo tiempo buscaba la libertad de las mujeres al diseñar prendas que fueran cómodas, cualidad que encontró en la moda masculina, en especial en la ropa que utilizaba su novio, el Duque de Westminster en Inglaterra, donde nacería el diseño de la famosa chaqueta tweed. El tweed no era considerado como un material elegante ni de lujo, idea que daría un giro de 180 grados al ser llevado a Francia por Gabrielle Chanel y utilizarlo en sus piezas de alta costura. Pronto este traje se popularizó y se convirtió en uno de los primeros iconos feministas del Siglo XX.

En la actualidad esta prenda sigue siendo un símbolo de la casa Chanel que inspira a miles de diseñadores y mujeres en el mundo. Siempre reinventada por diversos creativos, continúa siendo un emblema de la moda femenina.

Saco tweed
Color: fuchsia
Talla: M – 8 USA – 40-42 EUR
Condición: excelente.

Precio de salida: $50,000 MXN.

Reloj Grandfather.
Francia.
Siglo XX.
Estilo Luis Felipe.

Vendido en $10,000 MXN.

Reloj Grandfather.
Estados Unidos.
Siglo XX.
Marca Ridgeway.

Vendido en $20,000 MXN.

Recomendaciones

Los Relojes Grandfather

Los relojes, tal como los conocemos hoy en día, con esferas que indican la hora y los minutos, se originaron hace más de cinco siglos, en la Europa Medieval, se instalaron principalmente en iglesias y palacios de gobierno. No fue hasta los siglos XIX y XX que los relojes evolucionaron, lo que resultó en una mayor precisión, diseños más refinados y apariciones más frecuentes en la vida cotidiana.

En el Siglo XIX, las innovaciones y los estilos reconocibles comenzaron a surgir en toda Europa. En Francia, por ejemplo, los relojes se armaban con cajas extravagantes que reflejaban la vanguardia en el diseño de interiores, y ya en 1850 los relojes de carruajes decorados con esmalte, porcelana y metal dorado de Limoges se estaban volviendo muy populares.

Unos de los relojes más interesantes son los relojes grandfather llevan el nombre de la canción de 1876 «El reloj de mi abuelo», la cual, en una estrofa mencionaba: «El reloj de mi abuelo era demasiado grande para el estante, por lo que estuvo noventa años en el piso». También llamados relojes de caja larga, caja alta y relojes de pie, estos son relojes de péndulo independientes, impulsados por el peso, y casi siempre equipados con ornamentación elaborada, especialmente en la caja. Inventado por el relojero inglés William Clement en 1670, el reloj del abuelo rápidamente se hizo popular en toda Europa y tomó una amplia variedad de formas.

En Estados Unidos, por ejemplo, específicamente en Nueva Inglaterra del Siglo XIX, solían tener ocho pies de altura y una base bastante resistente, mientras que en Francia tenían cuerpos delgados y remates más redondeados. Muchos de estos relojes incluyen esferas de metal altamente detalladas que ilustran el paso del sol y las fases de la luna.

En Morton Subastas podrás encontrar una amplia gama de estilos que abarcan estos fascinantes relojes que podrán ayudarte a saber lo que es más importante para cualquier ser humano, sea coleccionista o no, el tiempo.

¿Tienes alguna duda?: