Historias de un Coleccionista
Por Luis C. López Morton Zavala

Me dice a mí o le digo yo.  Historia de una valuación

Durante muchos años en la Casa de Subastas no tuvimos un departamento de Joyería y Relojes, esto obedecía a que tres o cuatro veces al año venían a México dos especialistas de la Casa de Subastas Phillips de Londres, una valuadora muy conocedora de Houston, Texas y un inglés muy inglés, alto, muy blanco, rubio y muy flemático, de Londres para hacer las valuaciones y llevar a vender las piezas ya fuera en Nueva York, Londres y en algunos casos en Ginebra y hasta en Ámsterdam, dependiendo de qué se consignara.

Previo a la valuación se informaban las fechas de visita de estos expertos, que usualmente eran tres o cuatro días, se anunciaba en el periódico y se enviaba una postal con toda la información. Los interesados hablaban por teléfono, se hacían las citas, que se llevaban a cabo en nuestras instalaciones.

Ya en la cita se revisaban las joyas, los relojes y si estaban de acuerdo los dueños con los precios estimados y condiciones de subasta se firmaba el contrato, las piezas se guardaban en nuestra bóveda y una vez que se tuviera todo el lote que se iba a enviar, lo pasaba a recoger Servicio Panamericano de Seguridad, lo llevaba al aeropuerto de la Ciudad de México los martes, día en el que iba el vuelo de Brinks a Los Ángeles y una vez en territorio americano, pasada la aduana e inspección, se enviaban las piezas a donde iban a ser subastadas.

Las personas con cita iban llegando y utilizábamos mi oficina por dos razones, primera porque tiene mucha luz y segunda yo ayudaba a hacer las traducciones cuando las personas no hablaban inglés.

Esto lo hicimos hasta que el billonario francés, el Sr. Bernard Arnault compró la Casa de Subastas Phillips en la que hicieron muchos cambios y dejamos de trabajar con ellos, así empezamos una nueva alianza con Ivey Selkirk hasta unos años después que representamos a Sotheby’s México para joyería y relojes. Una vez que terminó el contrato con Sotheby’s, decidimos iniciar a hacer las subastas nosotros con nuestros propios especialistas, en nuestros salones y de ahí hasta la fecha.

Las visitas de los especialistas extranjeros no estaban exentas de anécdotas y una de las más significativas y que siempre tengo en mi memoria es la siguiente:

Llegó un matrimonio a su cita por la mañana para valuar un anillo con un diamante de un quilate, se trataba de una pareja de alrededor de cuarenta años. El marido entró primero a mi oficina, como explicaba anteriormente, era donde hacíamos las valuaciones por cuestiones de la luz y la traducción, entró muy seguro de sí mismo con un sobre de papel manila en la mano y se sentó, lo siguió su esposa, ella más seria y, finalmente, el valuador y yo.

Ya sentados alrededor del escritorio, el marido sacó unos papeles del sobre de papel manila y empezó a explicar en inglés dónde había comprado el anillo, las características de color y tamaño, la fecha y mostró también la factura de lo que había pagado; todo esto previo a que viéramos el anillo.

Una vez terminada la explicación volteó a ver a su mujer y le hizo un ademán para que mostrara el anillo, ella tomó su bolso de mano, lo abrió y sacó una bolsa pequeña de franela en la que venía el anillo y viendo fijamente la cara del valuador se lo entregó sin parpadear.

Este lo tomó con dos dedos, lo levantó mirándolo hacia el techo frente a nosotros, se lo acercó al rostro revisándolo desde varios ángulos a contraluz, con la mano izquierda tomó su lente y se lo colocó en el ojo derecho, aproximó el anillo, lo revisó, se quitó el lente, volteó a ver a la señora que en todo este tiempo no había dejado de verle a los ojos y le preguntó en inglés… You Tell Me or I Tell You…

La señora, con un suspiro profundo y volteando a ver al piso comentó que hace algún tiempo, mientras realizaba las compras en el supermercado al que solía ir, empujando el carrito, por alguna razón sin darse cuenta el anillo se atoró en los barrotes del mismo y el diamante se soltó de la montadura y no hubo manera de encontrarlo por más que lo buscaron entre ella y dependientes del supermercado, días más tarde fue con un amigo joyero que le montó una circonia…

La cara del marido fue de horror y furia al mismo tiempo, volteó a ver a la esposa y lo primero que le preguntó fue por qué no le había dicho, ella contestó que no… que no quiso molestarlo y preocuparlo y que ella pensaba en algún momento reponer el diamante… él, muy contrariado juntó sus papeles, los metió en el sobre de papel manila amarillo, se incorporó, pidió disculpas, nos dio las gracias y salió furioso. El valuador inglés devolvió el anillo a la señora quien lo volvió a guardar en su bolsita de franela y a meter en su bolso de mano y salió muy apurada tras su marido ya sin vernos la cara.

Ya a solas con John –así se llamaba el valuador–, le pregunté cómo se dio cuenta de que la señora sabía. Desde mi primera impresión del anillo vi que no se trataba de un diamante y es obvio que si el marido hubiera estado enterado no nos habría dado toda la explicación y mostrado la factura; la señora estaba muy seria y me veía directamente a los ojos como pidiendo que yo no dijera nada, pero más que eso… no es la primera vez que me sucede.

Andrew Amos Parker
Uno de los primeros relatos de la Revolución de Texas en un Libro
William White / Benjamin B. Mussey,1836.

Estimados: $30,000 – $40,000 MXN.

Historia

La Intervención de Estados Unidos a México

La Intervención de Estados Unidos a México durante 1847, cuya consecuencia más catastrófica fue la pérdida de más de la mitad del territorio mexicano, y con ello, uno de los episodios más relevantes del siglo XIX para la historia de nuestro país.

La cercanía geográfica con Estados Unidos, así como las relaciones políticas durante el inicio de la vida independiente de la República mexicana, y las intenciones expansionistas estadounidenses dentro de su desarrollo durante el siglo XIX, devinieron en un proceso de anexión de territorio, iniciado tras la independencia de Texas y su posterior anexión. La obra de Amos Andrew Parker, Trip to the West and Texas, la cual nos muestra impresiones de viaje y observaciones del conflicto de la revolución texana, y es uno de los relatos más tempranos sobre la separación de Texas.

Por parte de los contemporáneos existen una variedad de testimonios, recuentos, impresiones y narraciones de la Guerra con los Estados Unidos, obras que dan cuenta de las implicaciones políticas y el día a día de la guerra, como los Apuntes para la Historia de la Guerra entre México y los Estados – Unidos / La Invasión Americana 1846 a 1848. Apuntes del Subteniente de Artillería.  Por el otro lado, también existen narraciones de parte de los invasores, que nos ayudan a conocer ambas posturas.

En Nuestra próxima subasta de Libros y documentos sobre de Las intervenciones extranjeras en México… ponemos a su disposición una selección de obras que ayudarán a enriquecer los acervos de interesados y coleccionistas sobre esta temática. Martes 30 de julio del 2019. Salón Cerro de Mayka, 115. 5:00 P.M.

El Archivo General de Morton

Un regalo muy especial de parte Mario Moreno «Cantinflas»

En la Subasta de Alta Relojería, Rolex y Alta Joyería del próximo 31 de julio contamos con un lote muy interesante que cuenta con un detalle muy particular, se trata de un Reloj Omega Centenary en oro amarillo de 18K Ref. 2500, CA. 1948; en la tapa posterior muestra un grabado con dedicatoria: «Al Dr. E. Becerra de Mario Moreno 27-VI-1950». Este reloj fue un obsequio para el Dr. Becerra de parte del actor cómico mexicano Mario Moreno “Cantinflas”, este grabado agrega un valor de coleccionismo y se conserva en la historia. Si eres fan del cine y del gran valor de Mario Moreno al imaginario mexicano, este lote es perfecto para ti. Acompáñanos a conocer más de este peculiar reloj en la exposición previa a la subasta te esperamos del 24 al 31 de julio en Monte Athos 179.

Horario de atención:
Lunes a viernes
10:00 a.m. a 6:30 p.m

Reloj Omega Centenary en Oro Amarillo de 18k
Ca. 1948.

Estimados: $17,000 – $22,000 MXN .

Noticias

El Goce de Coleccionar Arte en Subasta I

Si se perdió del primer episodio de nuestra serie El Goce de Coleccionar Arte en Subasta, le dejamos la charla que tuvimos con Raúl Alfaro Segovia, junto con él aprendimos que para comenzar una colección no importa la edad, solo su pasión y motivación por y hacia el arte.

¡Coleccionar arte es toda una experiencia, se parte de ella!

Recomendaciones

Trazos de artistas consagrados en la Subasta de Verano

El dibujo es una de las manifestaciones más puras en la creación plástica, es a través de él que los artistas logran manifestar sus ideas de manera inmediata, haciendo de materiales como el grafito, carboncillo, tinta y sanguina, vehículos ideales para plantear sus ideas, ya sea como piezas finales o como bocetos preparatorios para pinturas más ambiciosas. En la Subasta de Verano del próximo jueves 8 de agosto, nuestras especialistas reunieron una selección de obras dibujísticas, ideales para iniciar una colección o añadir historia a un acervo ya maduro.

En el catálogo encontrarás los trazos de autores de renombre histórico como Juan O’Gorman, David Alfaro Siqueiros, José Clemente Orozco, Sofía Bassi, José Luis Cuevas, Alfredo Ramos Martínez, Luis Nishizawa, Fanny Rabel, Mathias Goeritz, Sylvia Pardo, José Bardasano, Fermín Revueltas y muchos más; dibujos que son testimonio de su época, su gestualidad, los lenguajes personales que desarrollaron y los distinguieron en la historia de nuestro arte. ¿Cuál sumarías a tu colección?

Sofía Bassi
(Camerino Mendoza, Veracruz, 1913 – Ciudad de México, 1998)
Sin titulo
Firmada y fechada 73
Sanguina sobre papel
45 x 40 cm .

Estimados: $8,000 – $15,000 MXN .

Oso.
Francia
Siglo XX
Elaborado en cristal de Baccarat.

Subasta de Oportunidades

El Cristal de Baccarat

La marca de este famoso, fino y notable cristal, fue establecida en 1764 como un pequeño fabricante de artículos de vidrio en la aldea francesa oriental de Baccarat, la fábrica se destacó en sus primeros años con un enfoque en artículos de vidrio y espejos, pero disminuyó su producción con el inicio de la Revolución Francesa. A comienzos del siglo XIX, Baccarat desarrolló su propio proceso de producción de cristal de plomo que pronto creció para ser respetado en todo el país, y por toda Europa. La calidad excepcional de las obras de vidrio de Baccarat dio lugar a encargos de reyes y presidentes de todo el mundo, de modo que, para mediados del siglo, Baccarat había logrado trascender.

Uno de los factores que ha contribuido al éxito del cristal de Baccarat es que, si bien han desarrollado estilos característicos ahora sinónimos de la tradición de la compañía, sus diseñadores también han continuado innovando junto con las tendencias y estilos que se han hecho populares a lo largo de los años. Esta fluidez, combinada con la artesanía experta detrás de cada diseño, ha resultado en su popularidad. Desde sus figuras más pequeñas y asequibles hasta sus piezas más sustanciales, el legado y el encanto del cristal de Baccarat perdura hoy.

Como uno de los primeros campos de la producción de Baccarat, la cristalería y la vajilla demostraron ser una de las divisiones más exitosas de la marca a lo largo de los años. Más allá de los juegos de copas encargados por los reyes franceses del siglo XIX, o la línea de cristalería colorida diseñada para los zares, Baccarat también creó estilos increíblemente populares que impregnaron un mercado más amplio. Uno de ellos es la línea icónica «Harcourt», que se introdujo en 1841 e incluyó un novedoso diseño de caras planas.

Hoy en día la  Société Baccarat es una empresa que sigue elaborando artículos de cristal de gran calidad. En el Museo Baccarat en la Place des États-Unis en París se muestran algunos de sus diseños históricos más finos. La compañía es reconocida actualmente como una de las más importantes en la industria del diseño.

En Morton subastas, podrás encontrar piezas de este magnifico corte para poder decorar y utilizar en casa, a un gran precio.

¿Tienes alguna duda?: