Historias de un Coleccionista
Por Luis C. López Morton Zavala

Un Triumph TR2, un Rolex GMT y un Breitling Cockpit

A principio de los años noventa me compré un coche convertible, era un Triumph TR2 Roadster del año 1955, color plata, con interiores negros de piel. Estaba en muy buenas condiciones de carrocería y con los problemas normales de tirar aceite que cualquier auto clásico pudiera tener; si mal no recuerdo, pagué unos $80,000 pesos por él, porque simplemente no me hubiera alcanzado si me hubieran pedido más.

El convertible lo sacaba los sábados y domingos cuando mis hijos eran pequeños y, de vez en vez, tenía algunas fallas mecánicas que no eran tanto problema en su arreglo, pedía refacciones a Goleta, California, una firma que hasta la fecha surte refacciones a todos los aficionados de los autos clásicos ingleses.

Un buen día no arrancó por lo que se fue quedando al final del garaje de la casa cubierto por una lona para protegerlo del sol y de la lluvia, así iba a estar hasta que lo mandara a arreglar; pasaron algunos meses y por desidia, por la falta de piezas y por muchas razones más, el Triumph TR2 estaba acumulando polvo y mugre y no se movía del final del garaje.

De esta manera comenzó una presión fuerte de parte de Patti, mi esposa, con los argumentos clásicos de que para qué teníamos el convertible si no funcionaba, que se estaba echando más a perder por minutos, que había que invertirle un dineral, que no valía la pena… que para qué… así, gran cantidad de buenas y sólidas razones.

Y como suele suceder en la vida… llegó el momento donde lo mejor era vender el convertible, ahorrarse el dinero de las refacciones y mecánicos y evitar toda la presión que mi mujer ejercía cada vez que se asomaba al final del garaje donde se encontraba el Triumph TR2.

Fue más fácil encontrar al comprador que tomar la decisión; un amigo de uno de mis hermanos que buscaba un clásico inglés, al saber que se vendía, me propuso un trato y me pagó con una cantidad en efectivo y con un reloj. Sí, un reloj Rolex GMT con el bisel rojo y azul, el famoso Pepsicolo.

La verdad nunca he sido de relojes y el Rolex GMT se guardó en un cajón porque no me atrevía a ponérmelo por la cantidad de historias de amigos y conocidos a los que les habían robado su reloj Rolex; estoy hablando de mediados de los noventa cuando existía la Banda de los Rolex. Bueno, la situación no es muy diferente a la que vivimos en estos momentos.

El reloj permanecía en un cajón sin usarse. Un buen día, platicando con Patti, decidí que para qué tenía el reloj en el cajón, para qué lo quería, así que hablé con un amigo joyero y le pregunté que qué me recomendaba hacer, que la verdad me daba miedo usarlo porque era Rolex y que se iba a quedar dentro del cajón.

Un día el amigo joyero a quien le interesaba el Rolex, me mandó a mi casa unos relojes para que escogiera, entre ellos venía un Breitling modelo Cockpit, bonito reloj, más discreto y sin grandes pretensiones. Así que hicimos el trato, él se quedó con el Pepsicolo y yo con el Breitling, además de dinero en efectivo que estoy seguro no fue mucho porque de lo contrario, me acordaría de la cantidad.

A la fecha tengo guardado el Breitling en un cajón. Lo utilicé diario durante muchos años, tan es así que, por tanto uso, le cambié tres veces la correa de piel.

Ahora que han pasado tantos años hago un ejercicio de valores entre el Triumph TR2, el Rolex GMT Pepsicolo y el Breitilng Cockpit y me encuentro con que hoy en día el Triumph TR2 1955, más o menos como el que yo tenía, debe rondar entre los $400,000 y $450,000 pesos; el Rolex GMT Pepsicolo, que para esta época ya es vintage, debe andar entre los $250,000 y $450,000 pesos y mi Breitling Cockpit tiene un valor de alrededor de $35,000 pesos en este momento.

La verdad no sé si mi valor estimativo al Breitling llegue a los $365,000 que se necesitan para llegar al promedio de $400,000 pesos del convertible o del GMT.

En resumen, habría resultado mejor invertir en refacciones, mecánico y tiempo al Triumph y conservarlo, pero así es el mundo de los objetos, unas veces ganamos y otras mejor nos olvidamos.

Historia

Catedral Metropolitana de México, una joya del virreinato

Morton Subastas se enorgullece de poner en subasta, el plano de los cimientos para la Catedral Metropolitana de México, considerada como una de las joyas arquitectónicas del Virreinato, y desde 1987 patrimonio de la humanidad. La importancia de dicho edificio trasciende la barrera meramente arquitectónica y va más allá al haber planteado los cimientos metafóricos de la vida religiosa y social de Nueva España.

Después de la Conquista de México-Tenochtitlan y tras haber edificado lo que se conoce como “Catedral Primitiva”, se tienen varios intentos por edificar una catedral acorde con el estatus de la Nueva España; tras varios proyectos el Rey Felipe II ordenó por Real Cédula del 4 de mayo de 1569, la construcción de la nueva Catedral se encargó al arquitecto español Claudio Arciniega, quien realizó el trazo de los cimientos; el proyecto para el alzado lo hizo Juan Miguel de Agüero.

La cédula real más antigua que ordena la construcción de la nueva Catedral es del 8 de agosto de 1544, obtenida por solicitud del canónigo Don Francisco Rodríguez Santos; ocho años después, la corona española expidió las famosas cédulas de 1551 y 1552, la primera dice que «la Corona ha sido informada que la iglesia de México es muy pequeña; que aunque algunas veces se ha tratado de edificar una nueva y se ha comenzado a traer piedra, no se ha hecho». La cédula de 1552, de Felipe II, dispuso la forma más precisa para obtener los fondos necesarios. En cumplimiento a la real orden, el arzobispo Alonso de Montúfar dio principio a la obra y con fecha 15 de diciembre de 1554 escribía al Consejo dando cuenta de sus propósitos, en ella describe la traza que sería igual a la catedral de Sevilla, posteriormente se suspendería la obra.

En 1573 se tuvo la solemne colocación de la primera piedra, asistieron el Virrey Martín Enriquez y el inquisidor Pedro Moya de Contreras -nombrado provisionalmente administrador de la obra- en ausencia del finado arzobispo fray Alonso de Montúfar, además de autoridades virreinales y religiosas, el maestro mayor Claudio de Arciniega y el obrero mayor Juan de Cuenca.

Arciniega, Claudio de. (Burgos, España 1524/1525 – Ciudad de México, México, 1593). Probablemente el arquitecto más importante del siglo XVI en el Virreinato de la Nueva España. Ocupó todos los cargos de prestigio a que un alarife de la época podía aspirar y fue uno de los primeros introductores del lenguaje renacentista en la arquitectura de los virreinatos españoles de América.

En 1565 Arciniega aparece, por primera vez, como la persona «a cuyo cargo esta la obra e materiales de la iglesia catedral de esta ciudad de Mexico». Desde este momento y hasta el año 1570, la figura de Claudio de Arciniega desapareció por completo de las fuentes documentales. Sólo se puede pensar en una respuesta para este vacío documental: la catedral. Se convirtió así en el responsable del replanteamiento de todo el proyecto catedralicio. Suya fue la traza y, en general, todo el proceso de diseño artístico – arquitectónico que permitió, al fin, disponer de un proyecto de edificio viable, acorde con las posibilidades económicas del virreinato, y estéticamente correcto, tanto para los gustos del cabildo y arzobispo, como para la filiación estilística de Claudio de Arciniega.

Recomendaciones

100 años de Fundación Dondé

Con la extraordinaria subasta del mes de agosto celebramos el décimo aniversario de exitosas ventas en las subastas a beneficio y los cien años de historias desde la constitución de Fundación Dondé.

Para celebrar contaremos con excepcionales casas relojeras, reconocidas por su calidad y exclusividad. Destaca el reloj Harry Winston en zalium y oro rosa de 18k, además de los destellos de hermosas joyas en oro amarillo, blanco y platino.

Esperamos que disfrute este gran catálogo lleno de tesoros que lo deslumbraran. Lo esperamos en la subasta el miércoles 28 de agosto en el salón Monte Athos 179.

El Archivo General de Morton

Consignación Subasta Arte Latinoamericano

Noviembre se acerca y con este mes una de las subastas más esperadas por los coleccionistas de Arte Mexicano y de toda América Latina. La cita en esta ocasión será el jueves 14 y nuestras especialistas ya están concentradas en realizar la selección que podrás disfrutar, y es que ante el éxito obtenido el pasado 16 de mayo, la expectativa en torno a la subasta del segundo semestre de este año ha crecido

Por casi diez años, las Subastas de Arte Latinoamericano de Morton Subastas han brindado la oportunidad de reunir obras de grandes artistas de México y América Latina en un mismo foro. A lo largo de los últimos nueve años hemos visto este mercado desarrollarse y provocar un creciente interés en los coleccionistas de nuestro país y el mundo entero, desde instituciones a importantes colecciones privadas y museos. Recorrer las exhibiciones previas nos ha permitido vivir momentos únicos con obras de inmensa importancia, que conllevan historia, estética, pensamiento y emoción.

Buscamos obra de grandes maestros originarios de Latinoamérica, o bien, aquellos que han desarrollado su carrera en nuestro territorio. Pintura y escultura de artistas consolidados como Frida Kahlo, Saturnino Herrán, Claudio Bravo, Fernando Botero, Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Leonora Carrington, María Izquierdo, Roberto Matta, José Clemente Orozco, Wifredo Lam, Amelia Peláez, Tomás Sánchez, Julio Larraz, Carlos Cruz-Diez, Gabriel Orozco, Remedios Varo y Jesús Rafael Soto, entre otros relevantes personajes que han dejado su huella en la historia de nuestro arte. Nuestras especialistas te guiarán en el proceso de consignación y recibirán tus obras hasta el viernes 20 de septiembre.

Colección de numismática y billetes antiguos.
Diferentes países.
Siglo XX.
Elaborados en diferentes metales y papel moneda.

Lote de 21 monedas.
México.
Siglo XX.
Elaboradas en plata Ley de .720 y .900.

El Archivo General de Morton

El arte de coleccionar monedas

La numismática se define como el estudio o colección de monedas, papel moneda y metales. Si bien la recolección de monedas puede requerir tiempo y esfuerzo. Las monedas de todas las épocas nos brindan una visión única de lo que las diferentes civilizaciones y sociedades tenían una importancia cultural, desde qué idiomas se hablaban en una ubicación geográfica hasta qué metales se valoraban en ese momento. Además, quién y qué se presenta en un tipo de moneda nos da una idea de lo que fue apreciado por diferentes culturas. Ya sea que esté interesado en aprender más sobre la historia del mundo o simplemente disfrutar de la emoción de la caza de un raro ejemplo de una época pasada, la recolección de monedas puede ser un pasatiempo satisfactorio y rentable si sabe qué buscar.

En ventas, la mayoría de las monedas récord tienen características distintas que las hacen deseables como artículos de colección. El dólar de plata de 1794 Flowing Hair, un ejemplo es el primer dólar de plata difundido por la Casa de la Moneda de Estados Unidos, estableció el récord de la moneda más cara vendida en una subasta cuando se compró en las Galerías Stack’s Bowers por $ 10,016,875 en 2013. Otro ejemplo sucedió en  Baldwins quien hizo historia con la venta en 2016 de Lavrillier Pattern Penny en 1933, una de solo 4 fabricadas, por £ 72,000 ($ 94,885).

Las monedas que poseen propiedades físicas únicas o un enlace a un evento histórico importante a menudo tienen una gran demanda.

En Morton subastas podrás encontrar una gran variedad de monedas mexicanas y mundiales.

Noticias

Mi Morton es ahora más rápido

Queremos que su experiencia participando con nosotros en Morton Subastas sea completamente placentera de inicio a fin, por lo que hemos renovado la plataforma digital  Mi Morton, ahora es mucho más rápido y  fácil consultar los movimientos y estatus de sus piezas, así como realizar pagos en línea.

Los servicios que ofrece Mi Morton son los siguientes:

  • El detalle de sus compras.
    Cuando usted adquiere piezas en subasta se genera un informe que le dirá el precio martillo de sus compras, así como el total a pagar, agregando la comisión del comprador e impuestos y le informará sobre formas de pago.
  • El detalle de sus lotes consignados.
    Usted podrá revisar el estatus de sus piezas consignadas, además del precio final que alcanzaron sus piezas y cuando recibirá el pago correspondiente por las mismas. Si usted recontrata sus piezas, Mi Morton le mostrará la fecha en que se incluirán en subasta.
  • Liquidar sus compras en línea
    Puede pagar el total de su compra con su tarjeta de crédito, débito o PayPal

Si usted todavía no tiene su cuenta, crearla es muy sencillo: solo necesita el correo electrónico asociado a Morton Subastas y su número de cliente, si no conoce su número, de click en la sección “Solicita tu número de cliente aquí” y listo, ya tiene usted acceso a todos los beneficios de Mi Morton

Si tiene alguna pregunta, puede contactarnos ya sea a través de nuestro teléfono +52 (55) 52 83 31 40, o por correo electrónico atencion.clientes@mortonsubastas.com en un horario de atención de lunes a viernes de 9:30h a 19:00h.

¿Tienes alguna duda?: