Historias de un Coleccionista

Por Luis C. López Morton Z.
Sandro Botticelli: Joven sosteniendo un medallón

 El jueves 28 de enero de este segundo año de pandemia la casa de subastas Sotheby’s, Nueva York, vendió en su sesión dedicada a “Pinturas y Esculturas de Viejos Maestros, Parte I”, Joven sosteniendo un medallón, temple sobre álamo de 58.4 x 39.4 cm de Alessandro di Mariano di Vanni Filipepi, conocido como Sandro Botticelli1 (1444/5-1510). La pintura fue comprada por un coleccionista vía telefónica con Lilija Sitnika, directora y enlace senior con clientes de Sotheby’s, Rusia, responsable de manejar relaciones con clientes de dicha nacionalidad a nivel mundial, por lo que se infiere que el ganador sería justo ruso, quien batió en la puja a un coleccionista asiático participante también a distancia.

El precio de venta ascendió a 92’184,000 dólares (incluye premio de la subastadora), registro de venta más alto para una obra de quien fuera discípulo de fray Filippo Lippi en Prato, y segunda solo después del Salvatore Mundi atribuido a Leonardo da Vinci, vendido por Christie’s, en 450’312,500 dólares (incluye premio de la subastadora) en noviembre de 2017.

Joven sosteniendo un medallón fue consignada para su venta por Sheldon Solow (1928-2020), magnate inmobiliario, hijo de un albañil de Brooklyn y gran coleccionista de arte, negoció las condiciones del contrato de venta meses antes de su muerte, saliendo la pintura sin reserva en la subasta. Por si fuera poca la belleza de la composición, suma la peculiaridad de integrar un medallón con un retrato que representa a un santo, cuyo estilo hace suponer que sea del pincel del sienés Bartolomeo Bulgarini (1337-1378).

Solow adquirió el Botticelli en diciembre de 1982 en Christie’s, en la almoneda de la colección de la difunta lady Violet Marjory Merton (1891-1976) reunida por su marido, sir Thomas Ralph Merton (1888-1969), KBE (miembro de la Orden del Imperio Británico), DSC (Doctor en Ciencias), FRS (miembro de la Sociedad Real), físico e inventor muy reconocido por su trabajo en espectroscopía y rejillas de difracción, además de sus aportaciones al perfeccionamiento de “la bomba de rebote” (bouncing bomb) en el mar y destacado coleccionista de arte. Susy Lewis, nieta de Merton, lo describe como un hombre del Quattrocento, que los domingos solía invitar, uno a uno, a los miembros de la familia para conversar en su estudio, arrellanado en un sillón Lazy Boy (marca de los reclinables “muchacho perezoso”) con un calentador eléctrico para pies, fumando un puro Romeo y Julieta2 y sosteniendo sobre sus piernas un ejemplar de la revista The New Scientist, frente a él una pintura, Retrato de un hombre de Antonio di Jacopo Benci, llamado Antonio Pollaiuolo (1432/1433–1498), a su izquierda el Joven sosteniendo un medallón de Botticelli y a su derecha Madonna con Niño de Bartolommeo Montagna (1450-1523), discípulo de Andrea Mantegna (1431-1506). Imagínense semejante festín visual.

Previo a la subasta de la colección de lady Merton había grandes expectativas para la venta del Botticelli, se hablaba que la Getty Foundation lo compraría, pero la noche previa a la subasta ocurrió un incidente que imprimiría un derrotero distinto a la venta. El crítico de arte del Evening Standard de Londres, antiguo empleado de Christie’s, especialista en dibujo y pintura de antiguos maestros, Brian Sewell (1931-2015), apareció en televisión y en un ataque de resentimiento contra la empresa que lo vetó para integrarse a su Consejo Directivo, opinó que Joven sosteniendo un medallón no era de Botticelli, sino de Francesco Botticini (1446-1498). Su comentario, aprobado y respaldado por Everett Fahy (1941-2018) quien fuera director de la Frick Gallery (1973-1986) y hasta 2009 jefe del Departamento de Pintura Europea del Museo Metropolitano de Arte de Nueva York, hizo que la Getty se desistiera de su intención. Este capolavoro fue adquirido por Solow en 810,000 libras esterlinas.

Por su cuenta, Sheldon Solow la misma noche en que Sewell daba su opinión de la pintura de Christie’s, habló de forma anónima con Norman Rosenthal (1944), hoy con el nombramiento de “sir” y en aquel momento secretario de exposiciones de la Royal Academy de Londres, para pedirle que revisara el lote no. 92, descrito en el catálogo como Portrait of Giovanni Pierfrancesco di Medici, confiándole que pensaba comprar la pintura y quería su opinión de si era un Botticini o un Botticelli. Rosenthal respondió que accedía, pero que no era experto en pintura renacentista; se presentó en King Street, St. James, a valorar el retrato. Su comentario fue que no podía asegurar la identidad del pincel, pero que la obra poseía todas las características de un notable retrato del Renacimiento. Con esta información Sheldon Solow adquirió un Botticelli que se vendió como un Botticini. Tremendo negocio. No cabe duda que la fortuna brinda la ocasión, pero sólo la virtud la aprovecha.

El comentario de Brian Sewell dio como resultado que la fundación Getty perdiera una obra muy importante para su acervo y que los herederos de la colección Merton recibieran prácticamente nada de obra tan importante, al igual que la pérdida de comisiones para la casa de subastas. Sewell, ha sido un famoso, controvertido y aclamado crítico de arte, y sobre todo férreo detractor del vanguardismo conceptual y del Turner Prize, contrario a la estética de David Hockney (1937), Banksy (1974) o Damien Hirst (1965), y  por si fuera poca su miopía, habría que agregar que nunca creyó en la existencia de creadoras de impacto y trascendencia, clasificándolas como artistas de segunda o tercera categoría, de acuerdo con su paupérrimo entendimiento “exclusivamente los hombres son capaces de grandeza estética”. En 1994 fue acusado por treinta y cinco figuras señeras de la cultura como misógino, homofóbico, demagogo, hipócrita, mientras otras veinte emprendieron su defensa. Sus comentarios y programas de televisión quedan para la posteridad, pero siempre será recordado por su ofuscación que le permitió a Sheldon Solow materializar tan sabia compra.

[1]El calificativo de “Botticelli” le venía de familia, pues su hermano Antonio fue orfebre notable y maestro de infancia de Sandro, además, de acuerdo con la información que proporciona Giorgio Vasari, era llamado así, sin que sepamos a ciencia cierta si fue por su condición robusta o por su afición a la bebida. Por otro lado, Sandro es el diminutivo cariñoso de Alessandro.

2Marca de cigarros de tabaco negro habano (y por extensión se les denomina “habanos”) establecida en 1875 en la isla de Cuba por don “Pepín” Rodríguez, el primer dueño forjador de puros que incorporó los famosos anillos a la cabeza de estos tremendos tabacos, donde se asentaba y —se sigue haciendo— la razón de la empresa, el nombre del producto y su calibre (grosor y longitud) conocido como “vitola”. Así, desde 1946 Winston Churchill, uno de sus más devotos consumidores, terminó por darle apellido al tamaño que solía degustar: Churchill de Romero y Julieta.

La Historia de los Relojes de Bolsillo

Los relojes de bolsillo nacen a mitad del siglo XVI como consecuencia de una revolución científica, en la que el hombre comenzó a llevar una vida más ordenada y necesitaba medir con mayor precisión las actividades que realizaba.

La relación de los relojes de bolsillo con la astronomía se dio de manera natural ya que era una de las ciencias más desarrolladas de la época. Con los grandes descubrimientos astronómicos de los siglos XVI y XVII y la expansión de la navegación, se advirtió la necesidad de disponer de relojes de precisión portátiles y pequeños que determinaran la longitud y la posición exacta de los astros.

Los primeros registros de estos relojes se remontan al año 1481, cuando el rey Luis XI de Francia, pagó al relojero Jehan de París, por un reloj portátil provisto de cuadrantes que sonaran las horas.

En sus inicios, los relojes de bolsillo tenían una forma cilíndrica pero en Núremberg se construyeron en forma ovoidea, lo que les valió el título de “huevos de Núremberg”. Estos relojes pronto fueron conocidos por toda Europa y su invención se le atribuyó a Peter Henlein. Él era un cerrajero y relojero nativo de la ciudad alemana. En la mitad del siglo XVI hicieron su aparición preciosos relojes de bolsillo con cajas finamente talladas, caladas o pintadas con esmalte en un sinnúmero de formas.

Más adelante y para asegurar que con la actividad de las personas permanecieran seguros se les dotó de una cadena colgante conocida como leontina que elaboraban en oro, plata o níquel.

Fue así como por años los relojes de bolsillo fueron considerados mecanismos extraordinarios y costosos a los que solamente la clase alta podía acceder. El avance técnico y el inexorable paso del tiempo hizo que este tipo de relojes cayeran en desuso con la llegada del reloj de pulsera.

Encuentre estos emblemáticos relojes a partir del lote 180 en nuestra Subasta de Joyería y Relojes de Nacional Monte de Piedad.

Subasta a puerta cerrada (sin público), con un subastador conduciéndola Miércoles 10 de febrero | 5:00 p.m. | Catálogo digital | Participe por ofertas telefónicas o en ausencia, envíe un correo electrónico indicando el lote de su interés a: ofertasenausencia@mortonsubastas.com | Tel: (55) 5283 3140 | Participe en línea a través de las plataformas Bidsquare y la app de Morton Subastas | Si tiene alguna duda con su registro en línea, envíe un correo electrónico a web@mortonsubastas.com

¿Qué piezas encontrará en La Subasta de Antigüedades?

En nuestra Subasta de Antigüedades encontrará obras procedentes de la propiedad de un coleccionista entre las que destacan piezas elaboradas en plata, así como una selección de iconos rusos; en el tema de arte sacro contamos con una extensa selección de pinturas y esculturas, siendo las representaciones de la Virgen Dolorosa y de la adoración de los reyes, algunos de los lotes más sobresalientes. Un numeroso grupo de netsukes japoneses son el soporte principal en el tema de arte oriental enfocado en mar l, además de otras obras con decoraciones caladas.

En el apartado de pintura destacan géneros como el paisaje, el retrato y el costumbrismo de origen europeo y mexicano; del mismo modo, merecen mención nuestros tradicionales lotes de artes decorativas, instrumentos cientí cos y militaria.

Estamos seguros serán de su agrado y que encontrará esa pieza especial para su colección.

Subasta a puerta cerrada (sin público), con un subastador conduciéndola Jueves 11 de febrero | 5:00 p.m. | Catálogo digital | Participe por ofertas telefónicas o en ausencia, envíe un correo electrónico indicando el lote de su interés a: ofertasenausencia@mortonsubastas.com | Tel: (55) 5283 3140 | Participe en línea a través de las plataformas Bidsquare y la app de Morton Subastas | Si tiene alguna duda con su registro en línea, envíe un correo electrónico a web@mortonsubastas.com

Entendiendo la Flora y Fauna de la Nueva España

Juan Eusebio Nieremberg y Ottin (1596 – 1658) fue un teólogo y filósofo jesuita de origen germánico. Sus padres pertenecieron a la corte de María de Austria quien, al quedarse viuda, volvió a la península Ibérica, lugar en donde nació y vivió toda su vida Juan Eusebio. Pese a su origen germánico, toda su educación fue española: estudió en el Colegio Imperial, a cargo de jesuitas en Madrid; al término de sus estudios de latín y humanidades se trasladó a Salamanca con la finalidad de estudiar derecho y derecho canónico, sin embargo, en esa ciudad y a los 19 años ingresó a la Compañía de Jesús, ordenándose como sacerdote en 1623. En 1628 se le atribuyó la Cátedra de Ciencias Naturales, y cinco años después, también la Cátedra de la Sagrada Escritura en el Colegio Imperial de Madrid.

Nieremberg dominó perfectamente el latín, su formación académica e intelectual la recibió en dicho idioma. Era la lengua culta por excelencia y quien no la supiera era considerado un iletrado. Toda preparación para cualquier actividad humanística o científica se hacía de modo preferente a través del latín: oído, hablado, leído y escrito por médicos, teólogos, filósofos, historiadores, juristas, etc. En el siglo XVII, hombres como Nieremberg rescataron el deleite que reside en la mera lectura de los textos antiguos, de ahí su preocupación por conseguir la perfección de este idioma mediante la imitación del latín clásico.

El padre jesuita respetó las religiones paganas, de San Clemente Alejandrino aprendió a introducir en sus obras las enseñanzas morales de las civilizaciones de Asia y América, junto a las de Platón, Séneca, San Agustín o San Juan Crisóstomo; para Nieremberg, el budismo era una forma exótica y supersticiosa de cristianismo. Su obra “Historia Naturae” (lote 135) está compuesta por leyendas y sucesos tomados de los otros mundos, con los que intenta ilustrar que la historia reproduce un modelo ideal de vida que se proyecta hacia la eternidad, además de varios textos acerca de la historia natural exótica, los cuales tomó en su mayoría de los escritos del médico y naturalista Francisco Hernández, quien realizó una expedición a Nueva España en 1571, en la cual pudo conformar una colección de plantas medicinales, así como algunas anotaciones y estudios de carácter arqueológico. El libro del padre Nieremberg no sólo toma la información obtenida por el médico Hernández, sino que reproduce las imágenes de la expedición, dejando de lado la tendencia de realizar grabados que “europeizaban” las imágenes de los viajeros, razón que favoreció no sólo la obra del jesuita, sino que también permitió que la obra de Francisco Hernández fuera reconocida dada su importancia. A pesar que Eusebio Nieremberg no fue un pionero en la historia natural, este libro permitió que la fauna americana se integrara a la animalística de la modernidad, pues en los libros anteriores escritos por españoles, la atención se centraba en la botánica y características geográficas del Nuevo Mundo. De esta forma, el padre Nieremberg como otros intelectuales de su época veían en la naturaleza símbolos con los cuales Dios se dirige a los hombres para favorecer su fe.

Eusebio Nieremberg fue un escritor e intelectual de gran erudición, que se situó dentro de la corriente ascético-mística. Escribió unas “5740 páginas folio en castellano y poco menos de 5000 en latín” sobre diversas disciplinas; estilísticamente, su prosa se caracteriza por la elegancia y la fluidez, la amenidad y la sencillez. Muestra un conocimiento amplio del castellano, siendo considerado uno de los máximos representantes del Humanismo español, este jesuita ha quedado en el olvido. Algunos investigadores como María Jesús Zamora Castro, señalan que es probable que el padre Nieremberg haya sido relegado ya que un gran número de sus obras están compuestas por otras obras o citas, tal es el caso de “Historia Naturae”, sin embargo, hay que tener en cuenta que en la actualidad la importancia de términos como ‘originalidad’ o ‘plagio’ es muy diferente a cómo se asimilaban en el siglo XVII. Entonces, a una persona no le interesaba ser la primera en pensar de una forma determinada, es más, necesitaba estar respaldada en sus teorías por autoridades en la materia, y es teniendo en cuenta lo anterior que debemos leer la obra del padre Nieremberg.

Esta es sólo una de las interesantes obras que conforman nuestro catálogo para la Subasta de Libros Antiguos y Contemporáneos sobre Historia de México y Universal, Ciencias, Literatura, Viajeros y Mapas.

Subasta a puerta cerrada (sin público), con un subastador conduciéndola Martes 23 de febrero | 5:00 p.m. | Catálogo digital | Participe por ofertas telefónicas o en ausencia, envíe un correo electrónico indicando el lote de su interés a: ofertasenausencia@mortonsubastas.com | Tel: (55) 5283 3140 | Participe en línea a través de las plataformas Bidsquare y la app de Morton Subastas | Si tiene alguna duda con su registro en línea, envíe un correo electrónico a web@mortonsubastas.com

El Surrealismo Apolítico de Guillermo Meza

El año de su nacimiento coincide con el momento en el que Guillaume Apollinaire da valor a la palabra «surrealismo», concepto utilizado más tarde por André Bretón y retomado en la obra de Guillermo Meza.

Desde temprana edad mostró un interés en la pintura y la música. Comenzó a dibujar desde los ocho años y estudió música de los doce a los diecinueve, tocó varios instrumentos en la Escuela Popular de Música José Austri. En su juventud fue aprendiz en la sastrería de su padre. En 1933 entró a la Escuela Nocturna de Arte para Trabajadores número 1. Ahí estudió grabado con Francisco Díaz de León y dibujo con Santos Balmori, quien lo invitaría después a trabajar como asistente en los murales que pintó en Morelia, Michoacán. Con los ingresos obtenidos por este trabajo siguió estudiando pintura en la Escuela España-México, donde conoció a Josefa Sánchez -cariñosamente llamaban «Pepita»- con quien se casó en 1947 y quien sería su eterna musa.

Viajó a la Ciudad de México donde trabajó como como vendedor, mecánico, plomero, fotógrafo, retocador y conserje. Visitó a Diego Rivera, quien lo recomendó con Inés Amor, dueña de la prestigiosa Galería de Arte Mexicano, donde realizó su primera exposición. Durante dos décadas esta galería lo representó y promovió en varias exposiciones en México y el extranjero. En este tiempo conoció a Rufino Tamayo, Federico Cantú, Igor Stravisnky, León Felipe, Xavier Villaurrutia, Max Ernst y Henry Moore, entre muchos otros. Esto lo impulsó a buscar con su obra una manera de expresar su visión de lo nacional a través de elementos vanguardistas que le daban más libertad de creación.

A la par de su obra de caballete, trabajó en murales para el Instituto Mexicano del Seguro Social y el Club de Industriales entre 1951 y 1958. También realizó escenografías y vestuarios para cine y varias obras de teatro, como «The Adding Machine» de Elmer Rice, para la Academia Mexicana de Danza y para la película «Mictlán o la casa de los que ya no son» dirigida por Raúl Kamffer en 1969. Fue presidente del Primer Congreso Nacional de Artistas Visuales y ayudó a proyectar la Secretaría de Cultura. Participó en la Bienal de Tokio, de Venecia, de São Paulo y de México y en las exposiciones más representativas del país, encontrándose actualmente obra suya en el MoMA de Nueva York, el Instituto de Arte de Chicago, la Universidad de Michigan y el Museo de Arte de San Francisco.

Su espíritu creativo le permitió superar la rebeldía característica de la juventud y adoptar una clara posición revolucionaria como lo fue el surrealismo. A través de este medio conciliatorio de la conciencia pudo expresarse plenamente, enfrentando la realidad a su propia verdad. Se llamó a sí mismo surrealista apolítico, pues tenía elementos que hicieron de su trabajo algo literal pero nada opresivamente simbólico.

Eminente nacionalista, la obra de Guillermo Meza trasciende por su contenido universal, su pensamiento y mensaje humano de aceptación positiva al sufrimiento y su búsqueda constante de la paz.

Fuentes consultadas: «Guillermo Meza, pintor surrealista». México. México Desconocido, sección Arte y Artesanías, 28 de julio del 2010, «Murió el pintor Guillermo Meza». México. La Jornada, 3 de octubre de 1997 y sitio oficial del Museo Blaisten www.museoblaisten.com

En la Subasta de Pintura, Dibujo y Escultura encontrará una selección de la obra de este emblemático artista mexicano (a partir del lote 19).

Subasta a puerta cerrada (sin público), con un subastador conduciéndola Jueves 25 de febrero | 5:00 p.m. | Catálogo digital | Participe por ofertas telefónicas o en ausencia, envíe un correo electrónico indicando el lote de su interés a: ofertasenausencia@mortonsubastas.com | Tel: (55) 5283 3140 | Participe en línea a través de las plataformas Bidsquare y la app de Morton Subastas | Si tiene alguna duda con su registro en línea, envíe un correo electrónico a web@mortonsubastas.com

Todo sobre la técnica del Huecograbado

El fotograbado es una técnica gráfica utilizada desde el siglo XIX para reproducir imágenes  fotográficas a través de una placa cubierta de una solución sensible a la luz mediante la  cual se captura una imagen negativa que a su vez se transfiere a una placa de impresión. Es decir, la placa con la solución sensible a la luz se expone a una imagen en película, se trata y se determina si la impresión sería en relieve o intaglio.

La impresión en relieve consiste en profundizar las áreas que no deben ser impresas para  que la tinta se distribuya de manera uniforme y se pueda transferir al papel. En la técnica  intaglio, por el contrario, se realza las zonas que no deben imprimirse, se elimina lo demás  con un tratamiento de ácido, se baña la placa en tinta y bajo presión, se transfiere la  imagen al papel. Esta última técnica pasaría después a ser el “huecograbado”.

En la segunda mitad del siglo XIX la técnica clásica se mejoró, logrando así dar tonos  intermedios entre el negro y el blanco de manera más sencilla. Esta nueva técnica se  popularizó rápidamente, siendo Alfred Stieglitz (1864-1946) uno de los primeros en usarla,  para la revista Camera Work.

Actualmente las técnicas se han modernizado con ayuda de la tecnología, como por ejemplo, el  huecograbado se ha llevado al uso industrial. Se realiza a través de una máquina “rotativa”  que utiliza un cilindro de impresión con miniceldas que retienen la tinta, cuyo tamaño y  patrón reflejan la imagen, al momento de hacer presión sobre el soporte estas celdas  liberan la tinta y es como queda plasmada la imagen.

Sin embargo, las piezas impresas con las técnicas clásicas son de excelente calidad y muy  solicitadas en el mercado.

En nuestra Subasta de Descubriendo el Interiorismo ponemos a su disposición una variedad de fotograbados y huecograbados de numerosos y  reconocidos artistas como David Seymour, Robert Mapplethorpe y Gyula Halász “Brassaï”;  algunos de ellos incluso con certificados de autenticidad, ¡no se lo pueden perder!

Subasta a puerta cerrada (sin público), con un subastador conduciéndola Sábado 13 de febrero | 11:00 a.m. | Catálogo digital | Participe por ofertas telefónicas o en ausencia, envíe un correo electrónico indicando el lote de su interés a: ofertasenausencia@mortonsubastas.com | Tel: (55) 5283 3140 | Participe en línea a través de las plataformas Bidsquare y la app de Morton Subastas | Si tiene alguna duda con su registro en línea, envíe un correo electrónico a web@mortonsubastas.com

¡Descubra el valor de sus Vinos y Destilados!

Buscamos añadas nacionales e internacionales, así como marcas distinguidas de destilados para nuestra próxima Subasta de Vinos de Colección, Uso Diario y Destilados.

Nuestros especialistas harán la valuación de sus piezas sin costo para venta en subasta.

Envíe un correo electrónico a la Gerente del Departamento de Vinos y Destilados: Abril Rodriguez (arodriguez@mortonsubastas.com) para concertar una cita en nuestras instalaciones.

¡Viva la experiencia de vender en subasta con nosotros!

Macallan 1946, 52 años
Select reserve
Single highland malt
Scotch whisky
Con certificado de autenticidad
Vendido en: $616,000.00 MXN
El precio incluye la comisión de la casa de subastas

¿Tienes alguna duda?: