• Inicio
  • Subastas
  • La Colección del Duque de Huete



La Colección del Duque de Huete



El linaje se define como la ascendencia ilustre de una persona, lo mismo que el abolengo, aunque es verdad que el primero se encuentra ligado a una connotación nobiliaria, mientras que el segundo obedece a una condición que es posible construir socialmente. El buen gusto es quizá su denominador común, pues fue una preocupación que distinguió tanto a miembros de la nobleza, como a prósperos y acaudalados burgueses, quienes lo pusieron en práctica a partir de la conformación de profusas galerías, gabinetes y colecciones.

La Historia del Arte se ha encargado de ponderar el estatuto social que el coleccionismo le concedió a los miembros de la alta sociedad occidental, quienes desde la antigüedad clásica manifestaron su superioridad con la acuñación de trofeos, su trascendencia a partir de los tesoros eclesiásticos de la edad media, su curiosidad intelectual con la conformación de studiolos durante el renacimiento y su pasión por la ciencia, lo lejano y lo exótico con los gabinetes de curiosidades o Wünderkammern dieciochescos. En los cuatro casos mencionados, los significados de las piezas eran aparentemente distintos, pero en última instancia remitían a uno solo: la representación del poder del poseedor, fuese este un emperador, un papa, un noble, un banquero o un comerciante. Como es sabido, después del ascenso de la burguesía las condiciones para la acumulación de piezas ya no procedieron sólo de la fuerza otorgada por conquistas guerreras, ni fueron sólo una forma de reconocimiento del poder real o religioso. La aparición de una élite nueva, la de la riqueza, que se yuxtapuso a la del poder profano o sagrado, y también a la del conocimiento, dio lugar a una mercantilización del coleccionismo al que ahora puede accederse siempre que se cuente con los medios y los conocimientos adecuados, de los que también puede disponerse, asegurándose la colaboración de versados asesores.

Tanto el origen noble, como el abolengo secular, sus inquietudes, su poderío y buen gusto, se hacen presentes en cada una de las secciones que conforman esta extraordinaria subasta, compuesta en principio por la majestuosa colección del Duque de Huete, proveniente tanto de Europa, como de América y conformada por el patrimonio tanto de familias nobles españolas, como novohispanas. En ella podrá encontrar exquisito mobiliario y artes decorativas, así como pintura europea y novohispana. Del mismo modo, la colección se encuentra coronada por una sección nobiliaria dotada de condecoraciones, fotografías, libros y documentos que logran reunir el antiguo linaje de la Casa Huete. Finalmente, el esplendor del Arte novohispano se hace presente con la propiedad de dos distinguidos coleccionistas cuyos acervos han sido nutridos durante generaciones bajo los imperativos del conocimiento, la autenticidad y el buen gusto. Esta sección se engalana con la presencia de algunos de los pinceles más famosos del virreinato novohispano, pertenecientes a grandes genealogías de pintores como Carlos de Villalpando, hijo del famoso pintor Cristóbal de Villalpando o Antonio de Torres, sobrino del célebre pintor Antonio Rodríguez y primo hermano de Nicolás y Juan Rodríguez Juárez.

Lo invitamos a disfrutar de un fascinante recorrido por la conformación de los linajes de la nobleza, el coleccionismo y el arte a través del cultivo del buen gusto. Estamos seguros de que cada una de las piezas que conforman nuestra subasta se encuentra a la altura de sus exigencias, sus saberes y sus afectos.

Morton Subastas






VIDEO




Whatsapp