catalogo
Historias de un Coleccionista
Por Luis C. López Morton Zavala


TOLEDO VE – Muestra en el Museo Nacional de Culturas Populares


Por recomendación de mi amigo Ildefonso Acevedo para que visitara el Museo Nacional de Culturas Populares que se encuentra en el corazón de Coyoacán y admirara la exhibición de más de 600 piezas propiedad de Francisco Toledo, fui el miércoles pasado. La muestra originalmente abrió el 3 de julio y cerraba el 29 de septiembre, pero con la muerte del Maestro se recorrió hasta el 10 de noviembre.

Nunca había visitado este museo y fue una nueva experiencia. Estacionamos el auto a media cuadra y caminamos por la banqueta a la puerta del museo, el cual está bastante mal señalizado, tuvimos que preguntar si ahí era. El vigilante nos contestó que sí, acto seguido nos dirigimos a la taquilla, pero el mismo vigilante nos comentó que ese día no cobraban la entrada por alguna razón que nadie supo. Subimos la escalinata y entramos a lo que es un primer edificio y preguntamos dónde se encontraba la exposición de las piezas de Toledo, nos dieron la indicación y cruzamos una sala con otra exposición que nos llevó a la salida y a un patio trasero donde vimos el rótulo de TOLEDO VE y, sobre la puerta de entrada del otro edificio, un crespón negro en homenaje al Maestro.

Ingresamos por el lado derecho de la sala –como mencionaba anteriormente, no hay señalización– y no entendimos bien a dónde entramos. Volvimos a salir y ya entramos a la exhibición por el lado izquierdo; comenzamos el recorrido viendo los objetos que se encuentran, cada uno, en una vitrina.

Desafortunadamente, la exhibición carece de cédulas en los objetos que se muestran, cédulas que serían importantes para saber las fechas en que se realizaron, así como los materiales con los que fueron elaborados y los nombres de las piezas. Esto me recordó la anécdota de mi tío Roberto quien viajó a la ciudad de Washington para visitar a su cuñada y celebrar el cumpleaños de uno de sus sobrinos. Mi tío le llevaba al sobrino un regalo que consistía en un rompecabezas de esos de miles de piezas; en cuanto se lo entregó inmediatamente abrió la caja y al ver todas las piezas dentro volteó a ver a su mamá un poco desconcertado y dijo… “NO INSTRUCTIONS”… así nos sentimos en la exhibición, sin cédulas, como el sobrino sin instrucciones. Afortunadamente, el genio de Toledo hace que se nos olviden las cédulas y que disfrutemos cada uno de los objetos por lo que son.

La exhibición es un gabinete de curiosidades por todos los objetos que muestra, son artículos para uso diario hechos con técnicas artesanales con la genialidad de Toledo, fabricados con toda clase de materiales como metal, barro, madera, vidrio, textiles, papel; tengo entendido que todo pertenece a la familia de Toledo y que muchos de los objetos fueron hechos hace años.
Mi_morton

Esta web utiliza cookies. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Continuar